3 Simples Trucos de PNL para Encontrar Motivación (o re-motivarte) aún cuando parezca imposible

 

 
Nos pasa a todas/os. Para determinadas cosas, sientes una energía increíble, unas ganas casi imparables, que te “llevan” prácticamente sin ningún esfuerzo a conseguirlas.
 
Mientras que para alcanzar otras, se te hace un “cuesta arriba” que, a la mayoría, termina impidiéndole lograr esa esquiva meta.
 
De hecho, quizás empiezas con ese “combustible” e ímpetu positivo, pero con el paso de los minutos, las horas o días, vas perdiendo casi sin notarlo.
 

O cuando, estando allí, dentro tuyo, en 5 minutos, desaparece?

 
A continuación compartiré contigo 3 simples trucos de PNL que te servirán para encontrar motivación aún en los casos más difíciles.
 
Tenemos que entender que, en primer lugar, la motivación es algo PERSONAL
 
Es obvio, aunque, como muchas veces nos pasa, lo obvio es lo primero que olvidamos.
 
Lo que motiva a otras personas a conseguir una meta es muy probable que NO funcione para ti.
 
Por ejemplo, si quieres adelgazar, la motivación de verte delgada frente al espejo la próxima vez que te encuentres en ropa interior puede ser suficiente para que consigas esa meta. En cambio, a otras personas puede incluso DESMOTIVARLAS.
 
Lo mismo para lograr un ascenso en tu trabajo. Focalizarte en aprender, por ejemplo, a hablar frente a otros puede que te sirva a ti como un “escalón” hacia ese ansiado puesto (que requiere de ti ese tipo de conocimiento). Y, por este motivo, te encontrarás muy motivada/o para hacer este curso.
 
Por el contrario, a personas que sufren de pánico por hablar en público, el hecho de tener que aprender a hacerlo quizás se convierta en un “muro infranqueable” para ascender en su trabajo. Y pierdan totalmente la esperanza (y la motivación) de siquiera intentarlo.
 
Por esto siempre ten presente que la motivación es algo personal. No sólo contigo, sino también cuando quieras motivar a otras personas de tu entorno (como tus hijos, empleados, pareja, etc).
 
A ti puede que te motive el dinero, pero quizás te decepciones si eso no funciona con otros. Encuentra qué es lo que los motiva a ellos y tendrás el “secreto” para ayudarlos a conseguir eso que buscan.
 
El experto en PNL (y uno de los creadores de la misma) Richard Bandler sugiere que la mayoría de las personas necesita tener un plan o meta concreta en su mente para estar más motivadas.
 
Si quieres, es como con el ejemplo del vaso medio lleno o medio vacío
 
Lo que debes hacer es sentirte bien por lo que ya lograste, en lugar de poner tu energía en lo que te falta (que puede frustrarte hasta tal punto de perder totalmente la motivación de continuar).
 
Dentro de nuestro curso práctico de PNL hablamos concretamente de cómo crear, usar y “alinear” tus valores (que son, en última instancia, uno de los motores más poderosos para conseguir lo que te propongas) para que, incluso en nivel inconsciente, siempre estés “apuntando” hacia tu éxito.
 
Qué pasa si, por ejemplo, cambias tu objetivo de un “debo hacer tal cosa” a “quiero hacer tal cosa”?
 
Las palabras (el famoso “diálogo interno”) son mucho más poderosas de lo que la mayoría cree.
 
Muchos caen en la trampa de pensar (y decirse) que no tienen lo que se necesita para lograr tal o cual cosa.
 
Y sienten la presión (cada vez mayor) de “tener que conseguir eso” que parece aún más difícil.
 
Y eso puede generar que pospongan cualquier tarea relacionada con esa meta. Lógicamente, si tu mente te dice que no “tienes lo que hace falta”, evitarás hacer algo al respecto.
 
En estos casos, lo mejor es cambiar el “debo hacer esto” por un “por qué quiero hacer esto“?
 
Qué lograrás al completar esa meta? Qué sentirás? Qué te permitirá hacer? Qué verás, oirás, sentirás al alcanzar eso?
 
Luego, a medida que vayas “caminando” hacia la meta, logrando las “metas intermedias”, debes tener la suficiente “flexibilidad mental” para ir ajustando tu plan de acuerdo a tus resultados.
 
Y, permanentemente, tener como “norte” a tu meta final, para no perder la motivación inicial en ningún momento.
 
Brevemente, a continuación, te cuento 3 trucos de PNL para motivarte (o motivar a otros).
 
Son sólo una muestra de los varios que encontrarás en nuestro curso práctico de PNL (con una extensión mayor de cómo aplicarlos y ejemplos concretos.
 
3 Trucos de PNL para ayudarte a estar más motivada/o:
 
1) “Cómo será cuando”: este truco ya te lo comenté más arriba. Piensa, con todo el nivel de detalle que puedas (olores, colores, movimientos, sonidos, sensaciones físicas, etc) cómo será cuando obtengas esa meta. Cómo será tu vida, con quién hablarás, con quién estarás, qué tendrás, qué dejarás de tener que ahora te molesta, etc. No “debatas” con tu “duende maligno” (el crítico interno) si es posible o no para ti lograr la meta. Sólo mira en tu mente y siente cómo es tu vida alcanzando este objetivo.
 
Esta visualización te ayudará no sólo a motivarte, sino también a determinar con mayor precisión qué quieres lograr.
 
2) Aplica en tu vida el principio de Doble Motivación para EVITAR perder algo que ya tienes que para tener algo nuevo. No puedo extenderme mucho aquí sobre este truco, así que te lo contaré con un experimento. Les ofrecieron a los profesores de una escuela pagarles una buena suma de dinero si sus alumnos conseguían determinadas notas. A un grupo les pagaron por adelantado. Al otro grupo de profesores, les pagarían sólo a fin de año, si es que conseguían el objetivo.
 
El truco era que, en el caso que los alumnos no consiguieran las calificaciones, a los del primer grupo les sacarían el dinero ya pagado.
 
Sabes lo que pasó? El grupo de profesores que recibió el dinero antes se “movió” para que sus alumnos consiguieran las metas. Ya tenían el dinero (en realidad, lo que ellos compraron con ese dinero). Y no querían perderlo.
 
En cambio, los del segundo grupo no tuvieron resultados significativos. Fíjate cómo la motivación “negativa” de no perder puedes usarla a tu favor cuando quieres alcanzar metas. En nuestro curso de PNL te enseño técnicas concretas para aplicar este “principio mental” siempre que quieras, contigo o con otros!
 
3) Conviértete en la “causa” de tu propio éxito: en nuestro curso de PNL hablamos de ser causa o efecto de lo que te pasa. Es una cuestión de en qué lugar de la “ecuación” eliges pararte.
 
Eliges ser esa persona que siempre tiene una excusas o culpa a otros por lo que tiene (o no tiene)?
 
O eliges ser la causa, sabiendo que tienes la capacidad de mejorar, de aprender y de lograr resultados permanentemente?
Resultados que, eventualmente, te llevarán a tus metas?
 
 
Mi consejo es que elijas hoy hacerte cargo. Toma la responsabilidad de tu vida, las “riendas” de tu destino.
 
Y motívate siempre para conseguir tus metas.
 
Si necesitas mi ayuda, aquí estoy!
 
Y si conoces personas a quienes les servirán estos fáciles trucos, te agradezco que los compartas con ellas!
 
cliccurso
 
Te mando cariños y espero tus comentarios!
 
Sofía

Tags: ,

Facebook

Twitter